Cuando realizamos manualidades, una buena idea puede ser aprovechar los objetos que tengamos por casa y así dar a nuestros hijos una lección de reciclaje.

En el ejemplo de hoy vamos a preparar una divertida mariquita que podremos utilizar como lapicero.

Los materiales que vamos a necesitar son un rollo de cartón del papel higiénico y unos trozos de cartulina, además de colores para dar el efecto final.

Lo primero que tenemos que hacer es colorear de rojo el tubo de cartón. Mientras va secando, dibujamos las antenas y las alas en cartón de colores y recortamos.

Una vez haya secado el tubo, pegamos las alas y las antenas y vamos dibujando los detalles como podemos ver en la imagen y ya habremos finalizado nuestro original lapicero.