En la imagen podemos ver un interesante árbol de Navidad que hemos fabricado en madera.

La madera tiende a ser un material más complicado que la mayoría de los que utilizamos en nuestras manualidades caseras, pero dedicándole tiempo y paciencia veremos que nos puede dar muchas satisfacciones.

En nuestro caso hemos empezado realizando una base con piezas que ya teníamos cortadas. Hemos fijado con dos clavos y pegamento para que quede bien seguro. Ahora ya podemos pasar a las hojas. Para ello tenemos que dibujar dos pinos de lado en una madera. Recortamos ambas piezas y una de ellas la dividimos en dos partes, las cuales pegaremos en los laterales de la otra de forma que consigamos los cuatro ángulos de 90 grados.

Una vez seco todo podemos proceder a pintar el conjunto con mucho cuidado, y añadir una estrella en la parte superior como detalle final.