Si no se nos ocurre qué tipo de nueva decoración crear, podemos optar por preparar un bonsái artificial como el que podemos ver en la imagen.

Para ello necesitaremos una pequeña maceta, hilo de cobre, abalorios, una piedra grande y restos pequeños de piedra.

El proceso es muy sencillo. Tenemos que ir enrollando el cobre de forma que creemos el tronco y las ramas, dejando los extremos abiertos con el fin de poder colocar los abalorios.

En la parte inferior, abrazamos el cobre a la piedra y sumergimos el resto sobre el manto de trozos de piedra, los cuales colocaremos en el macetero que teníamos preparado.

Como podemos ver, se trata de una manualidad sencilla, pero que requiere un cierto tiempo para quedar bien.

Eso sí, como vamos a trabajar con hilo de cobre, es importante que protejamos nuestras manos con unos buenos guantes para evitar cortes.